Extrañar la cocina mexicana

En este artículo, me gustaría compartirles no solo mi experiencia como una expatriada que vive en Francia, si no como una Nutrióloga fuera de su país, lejos de su cultura y tradiciones.

Iremos por partes, el primer alimento de esta lista: es de la tortilla. En México el maíz es un elemento base y pilar de la dieta. No puede faltar la tortilla en numerosos platillos o simplemente como acompañamiento de algunos menús: tacos, enchiladas, tostadas, quesadillas e innumerables los platillos que se acompañan con ella.

En nuestro país la tortilla es empleada incluso en lugar de cubierto. Existen personas que hoy en día emplean una tortilla en vez de un tenedor cuchara. En Francia, el equivalente es la baguette, sin embargo, no hay alimento que pueda sustituir una tortilla hecha a mano, calientita y con sal.

Los frijoles, son otro componente básico de nuestra dieta. Existe una inmensa variedad de especies de esta leguminosa rica en hierro y fibra. Sin embargo, a pesar de que existen en otros países, el sabor cambia. Son de tamaño más grande, color diferente y tienen un toque dulce en Europa.

El número tres en la lista, es el queso mexicano: panela, oaxaca, chihuahua, manchego y requesón. En Francia existen una innumerable cantidad de quesos diferentes: duros, blandos, fuertes, suaves. A pesar de ello, sin duda los pocos quesos que existen en México son deliciosos y únicos.

Existen sabores parecidos pero inigualables aquellos quesos que empleamos para preparar nuestros platillos típicos. Mi platillo preferido en la cena, son las quesadillas de panela, y no he encontrado aun un queso que pueda ocupar su lugar.

No dejemos atrás a el tomate, ingrediente principal en las salsas y purés. En Francia, le llaman tomate a lo que nosotros conocemos como jitomate. He visto en el supermercado un jitomate entre color rojo y marrón, pero nada igual que el tomate verde.

Sin tomate no existen las salsas verdes y sin chile mucho menos. El número seis lo ocupa el chile verde. En Marruecos, existe un chile grande y verde, que puede hacer que tus días sean un poco menos tristes, si te gusta el picante.

Cuando vives en el extranjero, debes buscar todos los tipos de chile que existan en tu entorno, pero desafortunadamente, es raro encontrar un chile con el que puedas sentir ese hormigueo inigualable de tus papilas.

Si cuentas con suerte, encontrarás quizá una salsa oriental o alguna otra presentación tipo “salsa tabasco” o la oriental “salsa siracha”.

Es curioso, hacer una reflexión de todos los alimentos a los que uno está acostumbrado, bien dice el dicho “nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde” o “hasta que uno se muda, agregaría”

Sigamos con la lista de alimentos entrañables, no podría faltar el aguacate, el cual se encuentra disponible en muchos países, gracias a la exportación del mismo. Pero ¿quieres saber cuánto cuesta una pieza de aguacate en un mercado de París?

El precio por pieza varía entre los 1.5 a 2 euros, lo que equivale aproximadamente a 34.5-46 pesos mexicanos ¡una fortuna!, más vale elegir un aguacate de buen tamaño y calidad, para poder degustar de vez en cuando guacamole casero.

La posición número ocho, la ocupan los nopales. Ya he hablado en todo un artículo de ésta cactácea única. Es verdaderamente escaso el mercado de nopales en Francia, pero existen productores locales en otros países, como España en donde se ha domesticado y cultivado para su consumo.

Existen también vendedores locales, que ofrecen nopales en salmuera o en presentaciones parecidas, pero su costo es elevado.

Otro de los grandes tesoros de nuestro México es el amaranto, cereal rico en proteína y habitualmente consumido en barras con chocolate o miel. Éste cereal es muy empleado para desayunos, snacks y complementos alimenticios infantiles.

En el viejo mundo, es exportado a Italia, abriendo cada vez una brecha grande en el consumo de este cereal que vale oro.

Si eres consumidor fiel de las famosas “alegrías de amaranto” no dejes de empacar unas cuantas, cuando planees viajar lejos. Además, puede ser una muy buena alternativa de colación para esas largas caminatas que haces cuando tu papel es ser un turista trotamundos.

Finalmente, el alimento que todo mexicano debe apreciar cuando está en su tierra, es el mango. Aunque es una fruta conocida y existente en varios países, su calidad y precio es incomparable con la de México.

Esta fruta tropical, cuesta nada más y nada menos que 5 euros la pieza en un supermercado en París. Es también un manjar de oro que pocas veces se puede adquirir y consumir.

Y ahora que ya sabes lo ricos que somos, ¿Qué opinas tu sobre los alimentos únicos que tienes en casa?


Este artículo fue escrito como contribución a Popurrí Gurú Blog  www.popurrí.com.mx

 

Comentarios

comentarios