Conocer los gustos de los franceses lleva su tiempo; cada región tiene sus productos y platillos típicos. Incluso los ingredientes para preparar el mismo platillo pueden cambiar de una región a otra. Por ejemplo, las famosas crepas cuyo ingrediente principal (harina de trigo) cambia a harina de sarrasin, en la región de la Bretaña.

Este artículo está inspirado en el pequeño viaje que hice a Amboise, que es un pequeño poblado de poco más de 13,000 habitantes según el censo del año 2013 y se encuentra localizado en el centro de Francia.

Paseando por sus calles medievales se puede apreciar la belleza de sus fachadas con un toque gótico de los siglos XV y XVI que rodean al majestuoso Castillo Real de Amboise declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (año 2000) y lugar en el que habitó el Rey François I quien fue admirador del maestro, ingeniero, arquitecto y célebre pintor Italiano Leonardo Da Vinci.

Siendo sincera, mi visita a este mágico lugar se debió a que me considero una verdadera fanática del artista. Me prometí que no iba a descansar hasta conocer el lugar que lo vio nacer en Italia y así mismo, el bello château (palabra que significa castillo en francés) de “Clos Lucesitio que lo albergó sus últimos 3 años de vida.

Propiamente, mi visita fue con el objetivo de conocer este lugar tan especial, sin embargo, debo describir lo sorprendente y deliciosa que es su gastronomía en la cual destacan principalmente “el rillete” de puerco que es parecido al pâté y se acostumbra a comer con pedazos de baguette crocante, acompañado de una copa de vino tinto de la Región.

Tuve 2 experiencias que deseo compartirles en este artículo: la primera fue hospedarme en una casa ecológica y la segunda visitar el mercado local.

Haber pasado 2 noches en una casa comprometida con el ambiente y la sustentabilidad del planeta me hizo sentir la emoción de contagiar éste modus vivendis a través de mi pluma.

La casa de Laurence y Franck cuenta con 2 páneles solares que permiten calentar el agua de la casa, sin utilizar ninguna otra fuente energética. Es completamente cómodo, y debo aceptar que ni un solo día me bañé con agua fría, ¡lo prometo!

Además, cuentan con un horno solar, ¿lo imaginas?

Te lo describo: es un cubo con una base que se refleja (como si fuera un espejo) y cuenta con dos páneles laterales de color metálico (cuya función es proyectar la luz y el calor del sol en dirección al alimento). La principal bondad de este horno es que puedes cocinar o simplemente calentar una gran variedad platillos, por ejemplo: verduras guisadas e incluso un corte de carne.

La parte más genial fue descubrir su huerto orgánico. Un antiguo jardín medieval, convertido en un pequeño espacio rectangular, cubierto de tierra la cual alberga: calabazas y jitomates y plantíos de manzanas, ciruelas y limones. No olvidemos que Francia es un país con influencia mediterránea en donde el vino y las oleaginosas tienen un papel protagónico. Franck y Laurence se encargaron de plantar un pequeño viñedo el cual posa alrededor del marco de la ventana principal.

El segundo día lo dedicamos a caminar a un costado de la rivière de la Loire (rivière en francés significa río) en donde se instala el mercado de Amboise; un mercado típico pero lleno de diferentes productos y servicios. Es muy interesante y enriquecedor conocer la variedad de alimentos de la región en la cual destacan los mariscos, ostiones y almejas.

Quedé verdaderamente sorprendida con la gran variedad de frutas y verduras bio.  En Francia el distintivo AB (Agricultura Biológica) se le otorga a aquellos alimentos que en su producción NO emplean sustancias químicas que pudieran ser tóxicas para la salud del hombre. Éste distintivo no existe en México, sin embargo, podemos encontrar una categoría de alimentos llamados: orgánicos.

¿Sorprendido?

Yo si y mucho. No cabe duda que cada viaje es un momento enriquecedor que te llevas como un regalo para toda la vida.

Cuéntame; ¿qué pueblo o ciudad te ha dejado con un excelente sabor de boca?

Comentarios

comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Hola Nutriologa Experta; gracias por compartir con tus seguidores esta maravillosa experiencia, gracias en verdad por que lo que tus ojos vieron me los has transmitido como si yo estuviera ahí, me da gusto que viajes y que te enteres de los pormenores de la alimentación de cada región, quisiera que en la primera oportunidad que tengas y de acuerdo a tu tiempo y disponibilidad, compartieras conmigo una receta tradicional francesa y prometo buscaré los mejores ingredientes para realizarlo y poder enviarte fotos, saludos, besos y que la Fuerza te acompañe.

    • Hola Héctor; gracias por escribir.
      Con mucho gusto lo haré directamente en tu correo electrónico, voy a compartirte la receta de ratatouille que es súper fácil y deliciosa.

      Te mando un saludo con mucho cariño desde el otro lado del charco 😀

      Leslie

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.