En los últimos años las enfermedades del corazón se han incrementado al grado de convertirse en una de las primeras causas de muerte en México.

El desarrollo de estas enfermedades  se debe  a la presencia de ateroesclerosis (formación de placas lipídicas mineralizadas, que provocan una obstrucción en las arterias) la cual está asociada estrechamente con las dislipidemias.

Las dislipidemias son anormalidades  en la concentración de lípidos en la sangre (colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL y triglicéridos).

El colesterol es  un importante lípido que circula en la sangre y que el  cuerpo utiliza para producir hormonas y formar membranas que cubren a las  células, pero que en exceso puede ocasionar enfermedades de corazón. Existen dos fracciones del colesterol, las cuales han sido llamadas como colesterol bueno o HDL y colesterol malo o LDL. El colesterol HDL o bueno  es conocido así porque está asociado a un menor riesgo de enfermedad ateroesclerótica, mientras que el colesterol LDL es llamado “malo” ya que su exceso en sangre, promueve ateroesclerosis

Los triglicéridos son otro tipo de lípidos que utilizamos como fuente de energía, pero que si no gastamos en nuestra actividad física diaria  se almacena como tejido graso.

De acuerdo a la Sociedad Europea de Cardiología y la Sociedad Europea de Ateroesclerosis algunas recomendaciones dietéticas para reducir los niveles de colesterol de baja densidad (LDL o malo), aumentar el colesterol de alta densidad (HDL o bueno)   y  mejorar los niveles de triglicéridos (cuando este nivel está elevado) son:

  1. Utilizar productos a base de soya (bebidas de soya,  frijol y soya texturizada)
  2. Incrementar la ingesta de fibra dietética (cereales integrales, frutas y verduras con cáscara así como  leguminosas)
  3. Reducir la ingesta de alimentos con alto aporte de  grasas saturadas  como:
  • Mantequilla así como alimentos que la contengan en su preparación como: Galletas y productos de repostería
  • Tocino
  • Chicharrón
  • Vísceras como:  sesos ,hígado y riñones
  • Caviar negro y rojo
  • Huevo blanco y rojo
  • Quesos con alto aporte de grasa como por ejemplo: queso crema, monterrey, chihuahua, asadero, gruyere, feta, edam y gouda.
  1. Reducir el consumo excesivo de alimentos con hidratos de carbono, en especial aquellos que contienen mantequilla y azúcar añadida como: pan  dulce, galletas, pasteles y  jugos de frutas  naturales e industrializados.

5. Sustituir el consumo  de grasas saturadas por  insaturadas  como: aceites vegetales ( te recomiendo : colza, cártamo y oliva) y oleaginosas como: nueces , almendras y cacahuates.

Recuerda que no hay alimentos buenos ni malos. Es muy importante cuidar la calidad y cantidad de porciones de los alimentos que integran a tu dieta (ya que, cada persona debe consumir la energía y nutrimentos que le corresponden de acuerdo a sus necesidades, actividad física y condición de salud o enfermedad) además es muy importante considerar  la frecuencia con la que comes un platillo que contenga grasa.

Y tu te haz preguntado… ¿Hace cuanto fue tu último examen de colesterol y triglicéridos? ¿Fueron óptimos tus resultados?

 

 

Comentarios

comentarios

2 COMENTARIOS

  1. Interesante articulo. Que difícil resulta cambiar de hábitos alimenticios pero cuando uno lee claramente las consecuencias de una alimentación inadecuada, se fortalece la necesidad de cuidar la propia salud.

    • Gracias por su comentario Sergio Rodríguez. Estoy de acuerdo que modificar los hábitos alimenticios requiere de estar consciente de las consecuencias, pero además puede lograrse con voluntad y disciplina.
      Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aqui

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.