En la actualidad, los frijoles son y seguirán siendo los protagonistas de numerosos platillos mexicanos. Por esta razón en este mes patrio quiero compartir contigo más sobre su historia, uso, aporte nutrimental y algunos secretos sobre su preparación.

En México los consumimos verdes en forma de ejotes o maduros. Pueden encontrarse en muchísimos platillos como las enfrijoladas, sopa de frijol, ensaladas, en sopes, tostadas, tlacoyos, huaraches y gorditas. Además, forman parte esencial de la dieta de personas vegetarianas y veganas, más adelante te platicaré por qué.

¿Cuál es su origen?

El frijol es nativo del Centro de México. En el Valle de Tehuacán Puebla se han encontrado pruebas de su existencia desde hace más de 5mil años y posteriormente su producción se extendió por Europa tras la conquista.

Su uso se extiende a lo largo de América Latina siendo México uno de los principales consumidores de esta oleaginosa. El frijol es mucho más popular en la dieta de las personas que habitan en áreas rurales debido a su bajo costo y alta biodisponibilidad, sin embargo, sigue estando en el plato de muchos mexicanos.

Además, se han ido domesticando más de 50 especies de esta leguminosa dentro de las cuales se encuentran diversas clasificaciones de acuerdo con sus características de aspecto y color. Podemos encontrarlos agrupados en: negros, amarillos o peruanos, blancos o alubias, morados o moros, bayos, pintos y moteados.

Proteína vegetal de calidad en tu plato

Los frijoles son un alimento muy completo ya que contienen proteína vegetal, una de las más buscadas y aprovechadas por aquellas personas que optan por una dieta a base de plantas. Tan sólo una taza de frijoles cocidos aportan alrededor de 15g de proteína que podrían contribuir generosamente al requerimiento proteico diario de adultos y niños.

Además, son una magnífica fuente de fibra dietética ya que en tan sólo ½ tza de frijoles recién hechos en casa puedes encontrar poco más del 30% de lo que necesita tu cuerpo de fibra al día para poder llevar acabo una digestión adecuada.

La cereza en el pastel son todas las vitaminas y minerales que contienen. Algunos de estos pequeños nutrimentos son: la tiamina, riboflavina, niacina, vitamina B6, ácido fólico, calcio,  hierro, magnesio, cobre, zinc, fósforo y potasio.

Lo que no sabías sobre los frijoles…

Existen algunos datos curiosos relacionados a su preparación dentro de los que se encuentran:

  • El remojo en agua con sal antes de cocinarlos es una fase muy importante ya que ayuda reducir el tiempo de cocción
  • La cocción prolongada podría reducir la calidad de sus proteínas, así que asegúrate de que no pasen mucho tiempo en el fuego
  • Comer los frijoles sin cáscara, es decir, molerlos o procesarlos, puede optimizar su digestión y aumenta la calidad de sus proteínas
  • Antes de ponerlos en cocción asegúrate de desechar el agua de remojo así eliminarás los azúcares

Frijoles con tortilla ¿siempre juntos?

Es bien sabido que las leguminosas (grupo dentro del cual se encuentran los frijoles) deberían consumirse con cereales. Estos últimos me refiero específicamente a alimentos como el arroz, el pan, la tortilla y la sopa de pasta sólo por mencionar algunos.

Cierto es que los cereales y las leguminosas brindan en conjunto proteína de mejor calidad a diferencia de que los comiéramos solos. Lo que es un mito en la nutrición es que debamos comerlos juntos todo el tiempo. La clave es alimentarnos con ellos en el mismo día y no precisamente en el mismo plato.

¿Cómo es esto? Sus pequeñas partículas proteicas llamadas aminoácidos se complementan entre sí para formar proteínas de alto valor o de calidad completas. Pero estos se van almacenando en el hígado y se liberan conforme se van ocupando. Así que deja de preocuparte por hacer estas combinaciones tipo sope de frijoles, ¡aunque son deliciosos juntos, de esto no hay duda!

Ahora que sabes más de los frijoles, ¿cuéntame cuál es tu platillo con frijoles favorito?

Si quieres aprender más sobre alimentos mexicanos, te sugiero leer:

Chiles en nogada ¿platillo tradicional saludable?

Los tamales mexicanos, cultura gastronómica

Este artículo fue escrito como contribución a Popurri Gurú Blog

www.popurri.com.mx

Soy Licenciada en Nutrición (UAEM - México), Master en Nutrición Clínica (UVM - México) y MBA en Marketing y Comunicación de la Salud (IAE Paris 1 Sorbonne - Francia). Tengo más de 10 años ayudando a personas alrededor del mundo a mejorar su calidad de vida a través de la alimentación.