En las últimas tendencias en nutrición del 2019 destaca la dieta cetogénica y, a mi parecer, no ha dejado de ser una moda. Sin embargo, sus inicios no son recientes, pues comenzó a hacerse conocida como parte de la terapia para personas que padecían epilepsia en las décadas de los veinte y los treinta del siglo pasado.

Artistas como Gwyneth Paltrow “actriz en las películas Seven (1995) y Shakespeare in Love (1998)” y deportistas como LeBron James “jugador de básquetbol en los Lakers de los Ángeles en la NBA” han popularizado la dieta cetogénica por hacerla parte de su estilo de vida y aún más por mantener con ella sus cuerpos esculturales y atléticos.

Antes de hablar sobre qué es una dieta ceto o keto, me gustaría explicarte cómo se diferencia de una dieta equilibrada.

La distribución normal de los alimentos y bebidas que ingerimos todos los días está basada en su mayoría por carbohidratos. Es decir, hasta un 60% de la energía diaria de nuestra dieta proviene de este nutrimento. En cuanto al resto de las calorías, un 20% lo obtenemos de las proteínas y un 30% de los lípidos.

Uno de los órganos maestros de nuestro cuerpo, el cerebro, utiliza los carbohidratos para obtener energía en forma de una pequeña partícula llamada glucosa y así poder funcionar correctamente. Esta dieta podría considerarse como normal y equilibrada.

En cuanto a la dieta cetogénica estricta, hasta el 75% de las calorías diarias provienen de alimentos que contienen principalmente grasas, tanto de origen animal como vegetal, por ejemplo: carne de pollo y nueces, respectivamente. La cantidad de carbohidratos se reduce a un 5%, así es como desaparecen alimentos como el pan, las tortillas, el arroz y la fruta. Mientras tanto, el resto de las calorías proviene en un 20% de las proteínas.

A falta de carbohidratos, el cuerpo humano produce unas pequeñas partículas energéticas llamadas cuerpos cetónicos (de ahí que se llame dieta cetogénica) resultantes de la transformación de las grasas en el hígado. En este caso, el cerebro y el cuerpo pueden usarlos como fuente de energía, en lugar de la glucosa, para poder continuar realizando sus funciones.

En resumen, llevar una dieta cetogénica significa que el cuerpo trabaja con la energía de las grasas en lugar de la de los carbohidratos. Entonces, si nuestro cuerpo fuera un automóvil, es como si cambiáramos la forma de obtención de combustible y el combustible mismo.

La dieta cetogénica y sus usos

Además de emplearse para tratar las convulsiones de los niños que padecen epilepsia, también se ha hecho muy atractiva para quienes quieren perder esos kilos de la cuarentena, por ejemplo.

Es verdad que con ella se puede perder peso, pues se están dejando de comer prácticamente todos los carbohidratos y se aumenta el consumo de alimentos que contienen principalmente proteínas y grasas en la dieta. Sin embargo, este estilo de alimentación cetogénico no es para todo tipo de personas porque también tiene sus desventajas.

¿Qué pasaría si bajaras de peso… pero tu colesterol aumentara?

Algunas personas quieren perder peso, pero tienen el colesterol en niveles inadecuados y a veces no lo saben porque no se han hecho estudios de laboratorio. Imagínate qué pasaría con esos niveles que van en aumento debido a la dieta…

¿Tienes dolores de cabeza constantes en el trabajo?

Los dolores de cabeza frecuentes pueden ser una consecuencia de realizar dietas estrictas y desequilibradas. Se trata de un síntoma desagradable e incluso para algunas personas es insoportable.

Consultar a un nutriólogo es recomendable, pues te hará previamente una evaluación de tu estado nutricional y podrá identificar si eres o no candidato a realizar una dieta de este tipo. Además, ¡no hay nada mejor como tener un plan de alimentación de acuerdo a tus necesidades y preferencias!

Podrás tener una dieta personalizada y acorde a tus gustos, con una respectiva suplementación (necesaria en la mayoría de los casos), con un objetivo definido y una temporalidad correcta.

Es importante saber que la dieta ceto no es sostenible con el tiempo, pues el tipo de alimentación debe adaptarse a tus actividades, religión, cultura y modo de vida. Y, preferiblemente, debe contener alimentos de todos los grupos y en cantidades suficientes para que tu cuerpo pueda funcionar de manera apropiada.

Y tú, ¿ya has hecho alguna vez esta dieta? Por favor comparte tu experiencia con nosotros.

——————————————————————————————————————————————

Este artículo fue escrito como contribución a Popurrí Gurú Blog  www.popurrí.com.mx

Comentarios

comentarios